Prácticas higiénicas

comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Para ti si eres manipulador de alimentos directo o indirecto es importante que sigas los siguientes tips o pasos, para que asegures al consumidor un alimento inocuo o que no cause enfermedad al momento de su ingesta.

Para el manipulador de alimentos

  1. Es importante que estés en buen estado de salud, sin cortaduras, infecciones, dolor de estómago, vómitos y enfermedades respiratorias.
  2. Higiene personal como: el lavado de manos antes y durante el procesos de elaboración y manipulación de alimentos, baño diario con jabón y abundante agua, mantén tus uñas cortas y sin esmalte, recuerda que el esmalte transparente también está prohibido.
  3. Tu uniforme debe ser el adecuado, debes usar cofia o malla para la protección del cabellos, uniforme de color claro y completo, tapabocas, zapatos exclusivos que te eviten un desliz.

¡No hagas esto¡

Rascarte o hurgarte la nariz, meter tus dedos en la boca, orejas, tocar granos, heridas o quemaduras.

Manipular los alimentos sin utensilios y las manos sucias.

Usar el baño y no lavarte las manos, evita estar con la ropa de trabajo al momento de ir a hacer tus necesidades.

Es importante que no uses aretes, anillos, hebillas, reloj, pulseras y cualquier otro objeto que pueda caerse en los alimentos y ocasionar un peligro para el consumidor de alimentos.

El uso del celular en áreas de proceso y elaboración de alimentos es prohibido, evita manipular tu celular durante tu trabajo.

Para los equipos y superficies

  1. Lava con abundante agua y jabón los equipos y superficies en contacto con alimentos, también es importante que los desinfectes por lo menos 2 veces a la semana con hipoclorito de sodio o productos permitidos para la desinfección de equipos y superficies en la industria alimentaria.
  2. Es importante que los productos que uses para la limpieza estén acompañados de fichas técnicas y hojas de seguridad, debes utilizar protección como guantes, tapabocas y gafas para proteger tu piel y vías respiratorias de los químicos.
  3. Usa agua limpia y potable para el lavado de los equipos y superficies.

Está en ti proteger la vida y la salud de tus clientes.